Los Gobiernos de la zona euro han aplazado la entrega de más dinero a Grecia, necesario para evitar la bancarrota del país. La medida fue adoptada a pesar de que el Parlamento griego aprobó todos los recortes requeridos por la Troika en el presupuesto para 2013.
La reunión de los ministros de Finanzas del bloque monetario que se lleva a cabo este lunes en Bruselas se clausurará sin una decisión definitiva al respecto, según lo indicó el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.
Se espera que los titulares vuelvan a conversar sobre la entrega del nuevo tramo de ayuda de 31.500 millones de euros esta misma semana, supuestamente en una teleconferencia. No obstante, entre ellos reina el escepticismo respecto a un próximo avance definitivo, según afirmó el ministro de Finanzas neerlandés, Jeroen Dijsselbloem.
“No nos dejaremos someter a la presión, los griegos también han esperado hasta al último momento con muchas cosas —declaró en un comentario—. Nosotros también nos tomaremos el tiempo que necesitemos para ver dónde estamos”.
Según 'The Financial Times', Grecia podría anunciar la quiebra el próximo viernes.  Precisamente el 16 de noviembre vencen bonos del Gobierno griego, por un valor de 5.000 millones de euros, y que están en manos del Banco Central Europeo (BCE).