i
3 Votes


John DeCamp, defensor de las víctimas de abusos sexuales del conocido como “escándalo de Franklin”, ha fallecido a los 76 años. El polémico caso Franklin alegó haber destapado una trama brutal de pedofilia y satanismo que teóricamente implicaba a altas personalidades de Nebraska y políticos norteamericanos de alto nivel del Partido Republicano.

John DeCamp, ex senador estatal de Nebraska, veterano y abogad, sirvió en el ejército de los EEUU en Vietnam, y en 1975, inició la operación Baby Lift, que evacuó a más de 2.800 niños vietnamitas huérfanos a lugares más seguros.
DeCamp alegó ser la primera persona en presentar un caso de abuso sexual infantil contra la iglesia católica en Estados Unidos.
DeCamp también representó a Mark Taylor, la primera víctima del estudiante que provocó la masacre de la escuela de Columbine, y demandó a la compañía farmacéutica Solvay, fabricante de un antidepresivo que el asesino Eric Harris consumía. El caso terminó con Solvay pagando 10.000 dólares a una organización benéfica, sin que la compañía farmacéutica admitiera culpabilidad.
DeCamp escribió el polémico libro, “The Franklin Cover-up: Abuso Infantil, Satanismo y Asesinato en Nebraska”, en el que exponía el infame círculo organizado de prostitución adolescente que se originó en Boys Town en Lincoln, Nebraska, que estaba vinculado a la Casa Blanca, a finales de 1980.

Representó a las víctimas jóvenes en el caso y estimuló una investigación del gran jurado en dicho escándalo perturbador y brutal de pedofilia que arruinó muchas vidas y en el que estuvieron implicadas altas personalidades de Nebraska y políticos norteamericanos de alto nivel del Partido Republicano.
Las alegaciones también sostenían que el presunto círculo de abusos sexuales, estaba dirigido por “un culto a los devotos del diablo involucrados en la mutilación, el sacrificio y el canibalismo de numerosos niños”.
El gran Jurado concluyó que las acusaciones carecían de base y que todo formaba parte de un engaño cuidadosamente planeado, llegando a acusar a dos de los denunciantes de perjurio.
El tema llevó a la aparición de numerosas teorías de la conspiración, que afirmaban que la red de abusos infantiles, formaba parte de una serie mucho más amplia de crímenes que incluían adoración por el diablo, canibalismo, tráfico de drogas y negocios de armas de la CIA, así como vínculos con la primera administración Bush.
A estas alturas, es difícil saber si todo fue un montaje, o realmente se produjo un encubrimiento del asunto, protegiendo a personas poderosas implicadas en todo ello.
http://www.activistpost.com/2017/08/john-decamp-defender-franklin-scandal-child-sex-abuse-victims-dead-76.html
https://elmicrolector.org/2017/08/14/fallece-john-decamp-defensor-del-escandalo-de-franklin-sobre-abusos-sexuales-y-satanismo/